Soluciones para Aislar tu Vivienda de cara al Invierno
In: Información interesante

Generalmente con la llegada de los meses más fríos del año es cuando más tiempo solemos pasar dentro de casa y usamos más la calefacción. Por eso es habitual que las facturas por el consumo de electricidad se disparen en esta época y a muchos nos cause más de un quebradero de cabeza.

Para que nuestro hogar sea más confortable con la llegada del frío obviamente todos necesitamos encender la calefacción, pero lo cierto es que podemos hacerlo de una forma más eficiente y más respetuosos con el medio ambiente, además de suponer un buen ahorro en la factura de la luz o el gas.

De hecho, según el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía, IDEA, los hogares españoles gastan una media de unos 1.100 euros en energía al año. Se pierde el 30% de esta energía por un mal aislamiento, esto supone una pérdida de 300 euros.

Pero, ¿por dónde suele perder una vivienda el calor? Entre un 25-30% de la energía se pierde por la cubierta o tejado; mientras que un 10% y un 15% se pierde a través de cristales y ventanas. Un 20-25% por la fachada, un 5%-10% por el suelo y el mismo porcentaje a través de la puerta de entrada de la casa. Claro está que cada vivienda requiere de un tipo de solución, ya que no es lo mismo vivir en un piso que no sea un ático, donde las pérdidas de energía por el tejado y el suelo suelen ser más pronunciadas. Si vivimos en un piso, habrá que solucionar el aislamiento sobre todo en fachada y ventanas.

A continuación te apuntamos algunos consejos para aislar tu casa del frío y mantener el calor durante el invierno sin tener que tener que abusar de la calefacción encendida todo el día.

Aislamiento de ventanas y cristales

En el caso de que nuestras ventas sean de cristal sencillo, podemos cambiarlas por unas de doble acristalamiento. Igualmente podemos cambiar el marco de la ventana, pasando a aluminio con rotura de puente térmico o pvc.

Si no podemos cambiar las ventanas actuales, se puede añadir una doble ventana interior, si tenemos medidas estándar, los precios pueden rondar los 90 euros por ventana.

Otra alternativa si no podemos cambiar las ventanas pero queremos mejorar su aislamiento, sería poner burletes. Se trata de una cinta adhesiva aislante de diversos materiales, como el caucho, que se coloca en el perímetro del marco y evita las filtraciones de aire.

También, si tenemos ventanas de vidrio sencillo, podemos usar una película transparente de plástico para aislar el vidrio, que actuaría como una película a modo de cámara de aislamiento.

Por último, la opción más económica y viable sería optar por colocar una cortina gruesa, con la que aislaremos las ventanas y conseguiremos mantener mayor cantidad de calor en nuestro hogar.

Aislamiento para la fachada

Uno de los elementos por los que suele entrar el aire del exterior son los cajones de las persianas. Con un kit de aislamiento de los cajones de las persianas, conseguiremos mejorar el confort de la vivienda, evitando que se filtre el frío exterior. Pero si queremos una solución más efectiva, podemos llenar la cámara de aire de los muros de la fachada que dan al exterior con material aislante. Lo cierto es que esta solución puede ahorrarte hasta un 45% en calefacción y aire acondicionado y por tanto en la factura de la luz. Con lo cual el coste de la reforma se amortiza a largo plazo.

Sellar los huecos y grietas por las que pueda colarse el frío

Con el paso del tiempo, pueden ir apareciendo grietas y huecos en las paredes, lo que equivale a tener abierta una ventana de 1,5 x 1 metros de forma permanente. Este tipo de desperfectos pueden ser los causantes de la pérdida de entre un 15% y un 25% del calor. Por eso, sellar las grietas y huecos de la casa por las que puede entrar el frío exterior hará que ahorres mucho dinero. Y lo mejor de todo es que los materiales selladores suelen ser bastante económicos.

Mantener cerradas las puertas de las habitaciones que no están en uso para aislar del frío

Los muebles absorben el calor del ambiente, por lo que es importante que solamente se encuentre en la habitación en la que nos encontramos. Es recomendable cerrar todas las puertas de las habitaciones que no estén en uso para evitar que se escape el calor. Además, si tienes un sistema de calefacción centralizado, apaga los aparatos de las estancias en las que no estés.

Abrir las persianas y cortinas para aprovechar la energía solar

Durante la noche echa las cortinas para que no entre el frío, pero durante el día aprovecha la luz del sol. Para aprovechar toda esta energía una excelente idea es abrir las persianas y cortinas durante el día, especialmente si tu vivienda está orientada al norte.

Envolver las tuberías de agua caliente con cinta aislante

Para reducir la pérdida de calor del agua mientras recorre las tuberías, envuelvelas con cinta aislante. De esta forma, la cantidad de energía que necesitarás para tener agua caliente será mucho menor. Se trata de una solución fácil de realizar y sobre todo, económica.

Mantener en buen estado el sistema de calefacción de tu vivienda

Para asegurarte de que tu sistema de calefacción funciona adecuadamente, es importante hacer una revisión al menos cada dos años. De esta forma, tendrás la garantía de que está funcionando de manera eficiente y de que no está usando más energía de la necesaria.

Además, mantener los filtros de la calefacción limpios también es fundamental. Incluso no viene mal cambiarlo por uno más nuevo y más eficiente. Para este tipo de revisiones lo mejor es contar con un profesional que nos garantice que nuestro sistema de calefacción está funcionando de manera eficiente.

facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail